Consiga un 40% de descuento
⚠ ¡Alerta de informes de resultados! ¿Qué valores están a punto de explotar?
Vea las acciones de nuestro radar ProPicks. Estas estrategias han ganado un 19.7% en lo que va de año.
Quiero la lista completa

S&P 500: Sigue barajándose un gran movimiento por encima de los 4.800 puntos

Publicado 12.12.2023, 04:47 a.m
Actualizado 09.07.2023, 04:31 a.m

La semana pasada fue bastante decisiva para el S&P 500, al menos en mi trabajo. Pero, antes de entrar en detalles, quiero destacar un comentario que vi recientemente en un artículo de tono pesimista. Aunque todos hemos leído artículos extremadamente bajistas este año, la mayoría de ellos se han basado en una perspectiva fundamental u otra del mercado.

Sin embargo, siempre parece que el mercado ignora esos factores, ya que ha seguido subiendo desde los mínimos de octubre de 2022. Y, algunos inversores están empezando a darse cuenta de la realidad del mercado de valores, especialmente en relación con el mundo de fantasía representado por la economía.

Así, la semana pasada, vi el siguiente comentario en un artículo bajista:

"Si el mercado cotizara por fundamentales estaría mucho más abajo, pero no lo hace y no creo que empiece a hacerlo de repente el año que viene".

Mientras la mayoría de los inversores siguen sin mirar las cosas con objetividad y analizando los fundamentales del mercado para adivinar el futuro rumbo de la bolsa, un pequeño número de inversores está abriendo su mente a la verdad de que la economía no les ayudará en tal empeño. Como ven, la economía, aplicada al mercado de valores, se basa en falacias subyacentes que claramente no funcionan en el mundo real de las finanzas.

Y creo que este viejo chiste lo explica bastante bien:

Dos economistas se cayeron a una zanja de seis metros. Mientras miraban a su alrededor en busca de una salida, cada uno intentó salir de su aprieto, pero fue en vano. Tras unos 15 minutos de lucha por encontrar una salida, uno de los economistas se muestra entusiasmado ante la posibilidad de encontrar una solución. Se vuelve hacia su compatriota y proclama emocionado: "He encontrado la solución. Supongamos una escalera".

Como ven, amigos míos, la economía le indicará más a menudo la dirección errónea cuando se trata del mercado de valores, como expliqué detalladamente en un artículo anterior. La razón principal es que los factores económicos no dirigen el mercado. Lo hace la confianza del mercado. Y este estudio psicológico lo explica bastante bien:

"Los mercados de valores son estructuras fascinantes con analogías con el que posiblemente sea el sistema dinámico más complejo de las ciencias naturales, es decir, la mente humana. En lugar de la interpretación habitual de la Hipótesis del Mercado Eficiente en la que los traders extraen e incorporan conscientemente (mediante su acción) toda la información contenida en los precios del mercado, proponemos que el mercado en su conjunto puede exhibir un comportamiento "emergente" no compartido por ninguno de sus constituyentes.

En otras palabras, tenemos en mente el proceso de aparición de un comportamiento inteligente a escala macroscópica del que los individuos a escalas microscópicas no tienen ni idea. Este proceso se ha discutido en biología, por ejemplo, en las poblaciones animales, como las colonias de hormigas, o en relación con la aparición de la conciencia".

Sin embargo, artículo tras artículo proporcionan pronósticos basados en estos factores inútiles. Y la razón principal por la que continúan haciéndolo sin importar cuántas veces se demuestre que están equivocados es porque simplemente no tienen nada mejor. Como citaba en mi artículo, la edición del 6 de enero de 2011 de Oxford Analytica explicaba:

"¿Cambio de paradigma? Es prematuro concluir que se está produciendo un cambio fundamental en el pensamiento económico. Los paradigmas no se descartan a menos que haya otro paradigma que los sustituya. Aunque la crisis ha puesto de manifiesto graves deficiencias en la síntesis neoclásica, no es probable que ningún paradigma alternativo la eclipse a corto plazo. Además, existen fuertes presiones intelectuales y sociales para mantener el paradigma".

Así pues, pasemos a mi perspectiva del mercado. En ocasiones, publicaré partes de los análisis que facilito a los miembros. Así que esta semana he decidido ofrecerles parte de mi análisis. Pero, por favor, tenga en cuenta que se trata de un análisis detallado de las ondas de Elliott (que es la forma en que seguimos la confianza del mercado), y que reservo el detalle gráfico para mis miembros:

Si han visto alguna vez la película Piratas del Caribe, a menudo se refieren al "Código de los Piratas", escrito por Bartholomew “Bart el Negro” Roberts. Y, cuando el capitán Barbosa se refirió específicamente a él, señaló que "el código es más lo que llamaríamos 'directrices' que reglas reales".

Del mismo modo, el análisis de las ondas de Elliott tiene sus reglas y directrices. De hecho, hay muy pocas "reglas" reales en el análisis de las ondas de Elliott, y la mayor parte de lo que utilizamos para dirigir nuestro análisis son directrices, de forma similar al código del pirata.

Sin embargo, una de las reglas que permanecen inviolables hasta el día de hoy es que la onda 2 nunca puede retroceder más del 100% de la onda 1. Si se produjera tal retroceso, esto invalidaría cualquier estructura como onda 1, y eso nos dice claramente que es algo distinto de una onda 1.

¿Va el S&P 500 camino de niveles superiores a 4.800 puntos?

Cuando el mercado cayó hasta la región de 4.100SPX en octubre, tuve la responsabilidad de esbozar un potencial declive de estructura de 5 ondas en esos mínimos. Sin embargo, tal y como expliqué, la estructura se contaba mejor como una diagonal líder.

Por otra parte, como siempre señalo, tengo poca fe y confianza en las diagonales líderes como señales de trading, al menos no hasta que me den más pruebas en las que pueda confiar. Tal evidencia es ver que la siguiente estructura —la onda i de 3— nos proporciona una clara estructura de Fibonacci Pinball de 5 ondas. Y, hasta el momento en que vea eso, siempre sigo siendo bastante escéptico en cuanto a las diagonales líderes.

Por lo tanto, cuando el mercado nos presentó una posible diagonal descendente hacia los mínimos de octubre, esbocé ese punto de vista en ese momento. Sin embargo, seguía sin confiar en ella y dejé muy clara mi perspectiva. Pero, debido al riesgo potencial inherente de que esa potencial onda 1 descendente sea una diagonal líder, tuve que convertir la gestión de riesgos en mi enfoque principal, y permitir que el mercado probara o refutara ese potencial en una de dos maneras.

Una de las maneras en que habría refutado esa posible diagonal líder era si —después de que se completara este repunte— hubiéramos dejado atrás el nivel de soporte con un descenso correctivo. Esto me habría dicho que el descenso era probablemente una onda b en lugar de la onda i de la onda 3.

Así que, si hacemos memoria, cuando tocamos fondo en la región de 4.100SPX, esbocé mi expectativa de un repunte de vuelta a la región de 4.350-4.475SPX. Y, una vez que alcanzamos ese objetivo, me volví bastante neutral en cuanto al SPX, ya que quería ver entonces la naturaleza de la próxima caída del mercado como orientación de cara a 2024. Como inversor, me pareció prudente desde el punto de vista de la gestión del riesgo.

La otra forma en que habría refutado esa posible diagonal líder era volviendo a sobrepasar la el inicio de la diagonal líder en el nivel 4607,07, ya que eso violaría la regla de que la onda 2 no puede retroceder más del 100% de la onda 1. Y eso es lo que ocurrió el viernes. Esto invalida ahora el potencial bajista que estábamos siguiendo.

Ahora bien, ¿significa eso que ya no hay riesgo en el mercado? Por supuesto que no. Verán, se me ocurren muchos argumentos para justificar la continuidad del riesgo inherente al mercado. Uno de esos argumentos es que, mientras que el SPX ha invalidado su estructura diagonal líder, el E-mini S&P 50 o ES (futuros del mercado) no lo ha hecho.

Los máximos del ES en verano ascendieron a 4.736,75, y el viernes a 4.666,50. (Tenga en cuenta que ahora estoy en el contrato de marzo de 2024, que parece estar aproximadamente 57 puntos por encima del SPX). Eso significa que sigue habiendo 70 puntos por encima del nivel de los futuros dentro de los cuales podemos mantener una estructura diagonal líder.

Sin embargo, siempre he considerado que "el efectivo es el rey" cuando me refiero al gráfico del SPX, ya que los movimientos de los futuros del ES tras el cierre de los mercados no siempre tienen el volumen necesario para proporcionarnos una representación adecuada de la confianza de la población como lo hace el SPX. Por lo tanto, aunque todavía existe la posible diagonal líder en el ES, la estoy descartando por esa razón, junto con la disminución de la fiabilidad de las diagonales líderes en general. Sin embargo, como se ha señalado, sigue representando cierta cantidad de riesgo inherente a nuestro mercado del que quiero que sean conscientes.

Por otra parte, a pesar de que el “recuento amarillo” que nos apunta al menos al nivel de 4.883SPX (explicaré mi análisis de objetivos más adelante) para el próximo repunte es ahora mismo mi recuento de onda principal, sigue haciendo falta un recuento de onda alternativo razonable para el SPX, que he indicado en morado en el gráfico de 60 minutos.

Esa estructura asume que el descenso en la región de 4.100SPX es una onda [a] (que también explicaría la estructura diagonal líder), este repunte es una onda [b], y el próximo descenso puede ser una onda [c] de una onda [4] plana más grande. Para mí, este parece ser el mayor riesgo que yo vería como razonablemente probable si el mercado comienza el próximo descenso en una clara estructura de 5 ondas. Y esto volvería a apuntar hacia abajo, hacia la región de 4.000-4.100SPX antes de que el repunte de la onda [5] se afiance en 4.883SPX. Además, esto también podría alinearse bien con la emisión de futuros ES.

Pero eso no cambia mi opinión de que ahora creo que el recuento amarillo es el camino más probable hacia adelante en 2024. Eso significa que ahora espero que el mercado vaya camino máximos más altos como camino más probable para 2024.

De nuevo, esto no significa que no vea riesgo en los próximos meses. De hecho, si vemos una ruptura por debajo de 4.546SPX en un CLARO descenso de 5 ondas, me tomaré ese posible recuento morado un poco más en serio. Por lo tanto, seguiré muy de cerca la naturaleza de la próxima caída.

Pero, me centraré más en el potencial de la onda B amarilla en el próximo descenso a menos que el mercado me dé una buena razón para no hacerlo. Sin embargo, quiero reiterar que tanto el recuento amarillo como el morado apuntan ahora a 4.883SPX o más. La única diferencia es que un claro descenso de 5 ondas desde los máximos que alcancemos en este repunte sugerirá que reconquistemos el nivel de soporte de 4.000-4.100 antes de comenzar ese repunte hacia 4.883SPX.

Esto me lleva ahora al punto de la discusión de cómo de alto creo puede llevarnos el próximo repunte. Bueno, ya que ahora creo que el recuento amarillo completará probablemente una estructura diagonal final, voy a volver a revisar la estructura de las diagonales.

En primer lugar, quiero señalar algo que R.N. Elliott explicó sobre el final de las estructuras diagonales: dijo que a menudo se encuentran en puntos donde el repunte anterior tomó forma de una manera que fue "demasiado lejos demasiado rápido". Y yo diría que eso describiría acertadamente la naturaleza del repunte desde los mínimo de 2020 hasta los máximos de principios de 2022. Por lo tanto, éste parecería ser un lugar apropiado para ver una estructura diagonal final.

Revisemos ahora la estructura de las diagonales finales. Normalmente, una estructura impulsiva estándar toma forma como una estructura de 5 ondas, con las subestructuras de las ondas [1], [3] y [5] descomponiéndose también en estructuras de 5 ondas. Sin embargo, en una estructura diagonal final, las ondas [1], [3] y [5] suelen descomponerse en estructuras de 3 ondas, etiquetadas como a-b-c.

Y, mientras que la onda [3] en una estructura estándar suele tener como objetivo la extensión de 1,618 de las ondas [1] y [2], una tercera onda diagonal suele tener como objetivo la extensión de 1,236-1,382 de las ondas [1] y [2]. En nuestro caso, esa región fue la región de 4.561-4.650SPX, mientras que la onda [3] en esta diagonal desde los mínimos de octubre de 2022 tocó techo en 4.607, justo en el medio de nuestra región objetivo diagonal general.

Esto nos lleva ahora a la discusión de la 5ª onda en una diagonal final. Y el objetivo más común observado es la extensión de 1,764 de las ondas [1] y [2]. En nuestro caso, es el nivel 4883SPX, que está justo después de los máximos de principios de 2022. Éste sería mi objetivo mínimo para la onda amarilla [5].

Sin embargo, otra de las características importantes de una diagonal final es que a menudo nos proporcionan máximos explosivos. Por otra parte, no es raro ver una diagonal final sobrepasar la parte superior del canal de tendencia que contiene el resto de la estructura diagonal.

Además, dado que esto probablemente completaría una estructura de techo de una tercera onda a largo plazo que comenzó en el nivel de 1.932 (de la que he hablado muchas veces en análisis anteriores), creo que es bastante razonable esperar que se complete de una manera grandiosamente alcista. Por esta razón, se puede ver que mi cuadro de onda [5] en el gráfico diario siempre se ha mantenido muchos años en niveles tan elevados como el de 5.500-6.000SPX, que también representa la región objetivo proyectada estándar desde los mínimos de octubre de 2020.

Ahora, siendo sincero, no creo que lleguemos hasta la región de 6.000SPX. Pero, dado que la onda c de la onda [5] es lo que nos llevará más arriba en este último tramo hasta 2024, y las ondas c toman forma como estructuras de 5 ondas, creo que obtendremos una orientación relativamente razonable para poder determinar hasta dónde nos llevará esta onda [5] basándonos en la estructura interna de la tercera onda en esa onda c. Nos tomará varios meses más conseguir esa información. Así que, por ahora, creo que un objetivo "razonable" en este momento sería la región de 4.883-5.163SPX.

Pero, en primer lugar, sigo creyendo que podemos ver un retroceso de la onda B antes de que comience en serio la subida con fuegos artificiales. Y, puesto que todavía no tenemos un techo confirmado para el actual repunte, supongo que el retroceso de la onda b puede llevarnos a la región de 4.300-4.400SPX.

Por supuesto, dado que los retrocesos se basan en un porcentaje de la estructura del repunte que precedió a dicho retroceso, no podemos proporcionar una orientación específica a esa región objetivo exacta hasta que tengamos un techo confirmado y evidenciado por un descenso por debajo de 4.546SPX, los mínimos registrados la semana pasada.

Hay quien podría preguntarse en este momento (porque oigo esta pregunta mucho) sobre el hecho de que la onda [5] sea mayor que la onda [3]. Bueno, de nuevo, aquí es donde volvemos a nuestras reglas y directrices para el análisis de ondas de Elliott. La regla es que la 3ª onda no puede ser la onda más corta dentro de la estructura de 5 ondas. Pero, ciertamente no tiene que ser la más larga. Por lo tanto, el camino que estoy estableciendo claramente no rompe ninguna regla de las ondas de Elliott.

En resumen, el movimiento por encima de 4.607,07 el viernes confirmó mi sospecha de que la caída a la región de 4.100SPX no fue el comienzo de un movimiento importante a la baja. Más bien, sugiere que hay dos caminos que seguiremos ahora que nos apuntan a la parte superior de 4.800SPX en 2024.

Además, seguiremos observando la naturaleza del próximo retroceso para determinar si tenemos que volver a caer a la región de 4.000-4.100SPX antes de que comience en serio el repunte, o si el próximo retroceso será correctivo, lo que probablemente mantendrá la región de 4.300-4.400SPX, y luego nos llevará por encima de 4.800 más pronto que tarde.

Últimos comentarios

Instala nuestra app
Aviso legal: Las operaciones con instrumentos financieros o criptomonedas implican un elevado riesgo, incluyendo la pérdida parcial o total del capital invertido, y pueden no ser adecuadas para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectados por factores externos de tipo financiero, regulatorio o político. Operar sobre márgenes aumenta los riesgos financieros.
Antes de lanzarse a invertir en un instrumento financiero o criptomoneda, infórmese debidamente de los riesgos y costes asociados a este tipo operaciones en los mercados financieros. Fije unos objetivos de inversión adecuados a su nivel de experiencia y su apetito por el riesgo y, siempre que sea necesario, busque asesoramiento profesional.
Fusion Media quiere recordarle que la información contenida en este sitio web no se ofrece necesariamente ni en tiempo real ni de forma exacta. Los datos y precios de la web no siempre proceden de operadores de mercado o bolsas, por lo que los precios podrían diferir del precio real de cualquier mercado. Son precios orientativos que en ningún caso deben utilizarse con fines bursátiles. Ni Fusion Media ni ninguno de los proveedores de los datos de esta web asumen responsabilidad alguna por las pérdidas o resultados perniciosos de sus operaciones basados en su confianza en la información contenida en la web.
Queda prohibida la total reproducción, modificación, transmisión o distribución de los datos publicados en este sitio web sin la autorización previa por escrito de Fusion Media y/o del proveedor de los mismos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores y/o bolsa responsable de dichos los datos.
Fusion Media puede recibir contraprestación económica de las empresas que se anuncian en la página según su interacción con éstas o con los anuncios que aquí se publican.
Este aviso legal está traducido de su texto original en inglés, versión que prevalecerá en caso de conflicto entre el texto original en inglés y su traducción al español.
© 2007-2024 - Fusion Media Ltd. Todos los Derechos Reservados.