Consiga un 40% de descuento
🚀 Nuestra IA eligió 6 acciones que subieron +25% en el 1T. ¿Qué valores se dispararán en el 2T?Quiero la lista completa

¿Qué sucedió en el 2022? Aquí te presentamos el recuento del año

Publicado 23.12.2022, 04:16 a.m
Actualizado 23.12.2022, 04:13 a.m
© Reuters

Por Liz Moyer, Peter Nurse, Scott Kanowsky y Yasin Ebrahim

Investing.com -- El año se acerca a su fin con una nota amarga, ya que el esperado repunte de Santa Claus no se ha materializado. Los temores a una recesión en Año Nuevo pesan sobre los valores de crecimiento, lo que agrava aún más el desánimo.

A medida que nos adentramos en el nuevo año, repasamos lo sucedido en 2022.

Primer trimestre: Vuelta a la volatilidad

Enero: Mientras que 2021 estuvo marcado por un periodo de calma tras los vaivenes de la pandemia, este año comenzó con un nuevo brote de volatilidad en los mercados. El S&P 500 registró su peor mes desde el inicio de la pandemia en 2020. El Dow se desplomó un 3.2% en el mes, después de tocar un máximo histórico en la primera semana de enero. Los valores tecnológicos se llevaron la peor parte de la caída.

A mediados de mes, Microsoft (NASDAQ:MSFT) sorprendió al mercado al anunciar la compra por 68,700 millones de dólares del desarrollador de juegos Activision Blizzard (NASDAQ:ATVI), una operación que ampliaría su biblioteca de juegos. El movimiento creó olas porque Berkshire Hathaway (NYSE:BRKa), de Warren Buffett, se reveló como comprador de acciones de Activision Blizzard en el trimestre, como un movimiento de arbitraje de fusiones. En última instancia, la Comisión Federal de Comercio intervendría para bloquear la operación por motivos de competencia.

A medida que avanzaba el mes, comenzaron a crearse expectativas de que la Reserva Federal aceleraría su senda de endurecimiento para este año, después de que los analistas estimaran inicialmente tres subidas de tasas y posteriormente elevaran su previsión a cinco. Incluso la Reserva Federal pronosticó tres subidas de tasas para 2022.

A finales de mes, la Reserva Federal daba señales de que empezaría a subir las tasas en su reunión de marzo.

Febrero: Las acciones siguieron tensionadas por las expectativas de subida de tasas de la Fed y los temores inflacionistas. El S&P cayó un 3% en febrero, ampliando sus pérdidas en lo que va de año al 8% y entrando en territorio de corrección por primera vez desde el inicio de la pandemia. Al mismo tiempo, el Dow cedió un 3.3% en el mes y el Nasdaq cayó aproximadamente lo mismo. A finales de mes, el índice tecnológico Nasdaq había perdido un 12% en el año.

La inflación fue la culpable inicial. Lainflación general de enero fue la más alta desde mediados de 1982 sobre una base anualizada.

El sector energético había sido el más fuerte de la renta variable durante los dos primeros meses de 2022, y entonces Rusia inició su guerra contra la vecina Ucrania a finales de febrero, que acabaría enviando los precios del petróleo y la gasolina a máximos de varios años, junto con los de materias primas alimentarias como el grano. La guerra exacerbó el temor a la inflación y disparó la volatilidad en los mercados de renta variable, con el llamado "índice del miedo" de Wall Street, el CBOE VIX Volatility Index, subiendo otro 21% tras dispararse un 44% en enero.

A pesar del despliegue de vacunas, tratamientos y kits de análisis por parte de la Casa Blanca, Estados Unidos superó en febrero un sombrío hito en la pandemia de COVID-19, al sobrepasar las 900,000 muertes acumuladas por la enfermedad.

Marzo: Las acciones invirtieron el rumbo en marzo, con el S&P repuntando un 3.7%, mientras que el Dow subió un 2.5% y el Nasdaq un 3.5%. Aun así, el daño ya estaba hecho para el trimestre, que terminó con una caída del S&P y el Dow de más del 4% cada uno y del Nasdaq del 9%, lo que supone el trimestre más débil desde el primer trimestre de 2020.

Con la guerra de Rusia en Ucrania haciendo estragos y la preocupación por la inflación presionando a la administración Biden, la Casa Blanca anunció un plan para liberar un millón de barriles diarios de petróleo de la Reserva Estratégica de Petróleo durante los próximos seis meses, la mayor liberación de este tipo en la historia de Estados Unidos. El objetivo era aliviar la presión sobre los suministros de petróleo y, en última instancia, reducir los precios de la gasolina en los surtidores, aunque ambos seguirían subiendo durante el verano. La Casa Blanca también anunció la prohibición de importar petróleo y gas natural licuado ruso.

El mes y el trimestre se caracterizaron también por la primera subida de tasas de la Reserva Federal en más de tres años, en su lucha contra la creciente inflación. Después de que el tipo de referencia se mantuviera cercano a cero durante el gran estímulo del gobierno durante la pandemia, la Fed hizo lo prometido y subió las tasas un cuarto de punto. Sería la primera de varias subidas de tasas del año.

Segundo trimestre: Liquidaciones brutales

Abril: Los mercados de renta variable estadounidenses se desplomaron bruscamente, con la atención de los inversionistas centrada en la inflación y la respuesta política de la Reserva Federal.

La inflación anual alcanzó el 8.5%, su nivel más alto desde diciembre de 1981, impulsada por la subida de los precios del combustible. Esto llevó a la Reserva Federal a anunciar una subida de 50 puntos base en mayo.

La debilidad fue generalizada, pero el Nasdaq, típicamente de fuerte crecimiento, fue el más afectado. Netflix (NASDAQ:NFLX) fue la cabeza principal, con una fuerte caída tras informar de una pérdida neta de abonados en los tres primeros meses del año, el primer descenso trimestral de usuarios desde 2007.

El multimillonario Elon Musk acordó la compra del gigante de las redes sociales Twitter por 44,000 millones de dólares, aunque el acuerdo tardaría meses en cerrarse.

Los rendimientos del Tesoro estadounidense subieron a medida que los mercados anticipaban importantes subidas de las tasas de interés, con la tasa a 20 años superando el 3% por primera vez desde marzo de 2019, mientras que los datos mostraron que la economía estadounidense se contrajo en el primer trimestre por primera vez desde el segundo trimestre de 2020.

Los precios del crudo se situaron por debajo de los 100 dólares el barril después de que los países miembros de la AIE acordaran recurrir a sus reservas de emergencia, mientras que los precios del gas se dispararon después de que el gigante energético ruso Gazprom (MCX:GAZP) detuviera los envíos a Polonia y Bulgaria, una medida que la UE calificó de "chantaje".

En las noticias, Emmanuel Macron fue reelegido presidente de Francia, el número de casos confirmados de COVID-19 superó los 500 millones en todo el mundo, mientras que la guerra en Ucrania se centró en la región de Donbás después de que las tropas rusas se retiraran de la capital ucraniana, Kiev.

Mayo: La caída de la renta variable continuó en las tres primeras semanas del mes, con el S&P 500 cayendo en territorio de mercado bajista, antes de recuperarse para terminar el mes prácticamente sin cambios. El discurso de aversión al riesgo siguió siendo el mismo, con las preocupaciones centradas en la inflación, el endurecimiento monetario, el COVID, así como la guerra en curso en Ucrania.

La Reserva Federal cumplió su promesa y subió las tasas de interés en 50 puntos base, la mayor subida desde el año 2000, y dio señales de que seguirían más subidas.

Los mercados de renta fija estadounidenses encontraron apoyo tras la fuerte subida de los rendimientos en los últimos meses, pero los rendimientos subieron en Europa después de que la inflación de la zona euro alcanzara un récord del 8.1%.

Los precios del petróleo subieron, con el WTI superando los 115 dólares el barril después de que la UE propusiera prohibir todas las importaciones de crudo de Rusia para finales de año como castigo por la agresión de Moscú en Ucrania.

En Estados Unidos, el galón de gasolina normal alcanzó el precio medio más alto jamás registrado.

En las noticias, las muertes confirmadas por COVID-19 superaron el millón en Estados Unidos, Suecia y Finlandia solicitaron su ingreso en la OTAN y Rusia capturó la ciudad ucraniana de Mariupol tras un periodo de intensos combates.

Junio: El tema dominante del mes fue el endurecimiento de la política monetaria, ya que los bancos centrales de todo el mundo tomaron medidas para combatir la inflación galopante.

La Reserva Federal subió las tasas en 75 puntos base, su mayor subida en 28 años, después de que la inflación alcanzara su nivel más alto en 40 años, y señaló que seguiría subiendo, mientras que los bancos centrales de Canadá, Australia, Noruega y Suecia también subieron las tasas. El Banco Nacional de Suiza subió por primera vez en 15 años, el Banco de Inglaterra subió 25 puntos base, mientras que el BCE puso fin a su programa de flexibilización cuantitativa e indicó que subiría las tasas de interés en julio.

La excepción notable fue el Banco de Japón, que optó por mantener su política monetaria muy acomodaticia, lo que provocó la caída del yen a su nivel más débil desde 1998.

La mayoría de los rendimientos de la deuda soberana mundial subieron al quedar claro que sería necesario un ritmo agresivo de subidas de tasas, dada la amenaza de inflación, mientras que la renta variable se desplomó, llevando al S&P 500 a territorio de mercado bajista.

En los mercados de materias primas, los precios de gas en Europa se dispararon después de que la rusa Gazprom redujera el suministro de gas de Nord Stream 1 a Alemania, amenazando a la región con escasez de energía y posibles apagones.

En las noticias, cinco miembros del grupo Proud Boys fueron acusados por su implicación en el ataque al Capitolio del año pasado, el primer ministro británico Boris Johnson sobrevivió a una moción de confianza de su partido tras el escándalo del "Partygate", y la UE concedió formalmente a Ucrania el estatus de candidato oficial.

Tercer trimestre: ¿Recesión? ¿Qué recesión?

Julio: El PIB de EE.UU. se contrajo un 0.9% en el segundo trimestre, situando a la primera economía del mundo en la llamada "recesión técnica". Sin embargo, la Oficina Nacional de Investigación Económica -el organismo encargado de anunciar formalmente una recesión- rehuyó de utilizar ese lenguaje.

La inflación mundial siguió intensificándose, impulsando los esfuerzos de los bancos centrales por sofocar el crecimiento de los precios. Pero el debate se centró en el grado de influencia que estos responsables políticos podrían tener en última instancia debido a algunos de los factores clave del reciente repunte de la inflación: a saber, las limitaciones de la cadena de suministro y el aumento de los precios de la energía.

La Reserva Federal subió las tasas de interés en una cifra sin precedentes de 75 puntos base por segundo mes consecutivo, pero su presidente, Jerome Powell, señaló que podría ser necesario ralentizar el ritmo de subidas en el futuro. Sin embargo, esa relajación (parcial) no se produjo hasta diciembre.

Al otro lado del Atlántico, el BCE se enfrentó a problemas similares, sobre todo por el impacto de la inminente crisis energética en la economía alemana, la mayor de la eurozona. La respuesta del BCE fue subir los costes de los préstamos, poniendo fin a un experimento de nueve años con tasas de interés oficiales negativos.

Por otra parte, en los mercados de divisas, el temor a que Europa se encaminara hacia una profunda recesión arrastró al euro por debajo de la paridad con un dólar estadounidense que se fortalecía rápidamente por primera vez en casi dos décadas.

Para complicar aún más las cosas para el BCE, Mario Draghi dimitió como primer ministro de Italia tras un intento infructuoso de salvar una amplia coalición. La decisión rompió un periodo de relativa calma en la tercera economía europea y preparó el terreno para las elecciones parlamentarias de septiembre. Los mercados de bonos y acciones italianos se desplomaron.

En el Reino Unido, fue un escándalo ético de más para Boris Johnson, que dimitió como primer ministro por una polémica relacionada con el nombramiento de un político acusado de conducta sexual inapropiada.

Las empresas empezaron a presentar sus resultados del segundo trimestre, y muchas de ellas se esforzaron por igualar el crecimiento inusualmente alto de los beneficios que registraron en el verano de 2021.

El endurecimiento de las condiciones de la política monetaria ejerció una presión adicional sobre el mercado de criptodivisas, típicamente volátil, que vio a varios actores del sector desviarse por inversionistas desesperados que buscaban realizar retiradas. Sin embargo, Bitcoin consiguió remontar por encima de los 22,000 dólares gracias a la esperanza de que la Reserva Federal se alejara de las subidas agresivas de tasas.

Las acciones estadounidenses cerraron el mes al alza, junto con las europeas y japonesas. El país más rezagado fue China, que siguió aplicando las estrictas restricciones del COVID-19 a pesar de su posible impacto en la economía en general.

Agosto: Los inversionistas llegaron a agosto con la esperanza de que la Reserva Federal ralentizara el ritmo de subidas de tasas. En la primera mitad del mes, los principales índices subieron gracias en gran parte a ese sentimiento.

Pero a medida que avanzaba el mes, aumentaron las preocupaciones en torno a los actuales confinamientos por COVID-19 en China y las repercusiones que podrían tener en las cadenas de suministro mundiales, así como las rebajas de las previsiones de beneficios.

Posteriormente, Powell indicó en un discurso clave en Jackson Hole que la política seguirá siendo restrictiva durante "algún tiempo", y que inevitablemente provocará "cierto dolor" para los hogares y las empresas.

Las acciones, que ya venían retrocediendo desde el máximo alcanzado a mediados de mes, cayeron, y la renta variable estadounidense y de la zona euro se contrajo en agosto. Las empresas tecnológicas, grandes beneficiarias de la era de los costos de endeudamiento cercanos a cero, se vieron especialmente afectadas. Grandes valores como Tesla (NASDAQ:TSLA), Microsoft, Amazon (NASDAQ:AMZN) y Alphabet (NASDAQ:GOOGL), matriz de Google, cayeron más de un 6%.

Pero los grupos tecnológicos chinos se vieron impulsados a finales de agosto por un acuerdo entre Washington y Beijing que dio a los reguladores estadounidenses acceso a las auditorías de las empresas chinas que cotizan en las bolsas estadounidenses.

Por otra parte, la guerra en Ucrania provocó una escalada de los precios del gas en Europa, que alcanzaron máximos históricos ante la preocupación por la disminución de los suministros rusos. Los precios de la energía en la región retrocedieron a finales de mes ante las noticias de que la UE se disponía a adoptar medidas de emergencia para desacoplar los costos de la electricidad y el gas.

Pero las consecuencias de la inminente crisis energética fueron evidentes: la inflación de la zona euro alcanzó un nuevo récord del 9.1%.

Los responsables políticos del BCE se hicieron eco del discurso de Powell en Jackson Hole, insinuando que sería necesaria una mayor subida de las tasas de interés en septiembre para sofocar la inflación, aunque ello provocara un malestar económico más general.

Septiembre: Wall Street vivió su peor mes desde los primeros días de la pandemia, ya que el aumento de la inflación avivó las predicciones de subidas sin precedentes de las tasas de interés por parte de los bancos centrales de todo el mundo.

La Reserva Federal subió los costos de endeudamiento en 75 puntos base por tercera vez consecutiva y sugirió que las tasas de interés se mantendrían más altos durante más tiempo. Powell dijo que aún no estaba claro si estas subidas de tipos llevarían a una recesión o, "de ser así, cuán significativa sería esa recesión".

El BCE también anunció una subida de tasas de 75 puntos base, situando su tasa de depósito de referencia en el nivel más alto desde 2011. Su presidenta, Christine Lagarde, señaló que aún se producirían varias subidas más.

La inflación en la Eurozona se mantuvo obstinadamente alta, alcanzando un nuevo récord del 10% en septiembre. Y ello a pesar de que los gobiernos europeos gastaron cientos de miles de millones de euros en un intento de proteger a los consumidores y a las empresas de la escalada de los precios de la energía, que se dispararon durante el mes.

El Grupo de los Siete (G7) acordó limitar los precios del petróleo ruso a partir de principios de diciembre. Los funcionarios dijeron que esperaban limitar una fuente clave de ingresos rusos que Moscú podría utilizar para financiar la guerra.

Impulsados por el elevado entorno inflacionista, los rendimientos de los bonos alcanzaron máximos no vistos en una década. El bono de EE.UU. a 10 años subió a poco menos del 4% tras empezar el mes en el 3.1%, mientras que el de Alemania a 10 años -un bono de referencia clave para la deuda europea- superó el 3.1% por primera vez desde 2012.

Las elecciones parlamentarias en Italia, donde el bloque de derechas liderado por Giorgia Meloni obtuvo la mayoría en las elecciones parlamentarias del país, se sumaron al sombrío panorama de la renta fija en Europa. Meloni había sugerido durante la campaña que se mantendría firme con las políticas económicas exigidas por la UE para desbloquear decenas de miles de millones de euros en ayudas post-pandémicas necesarias para reconstruir la economía nacional. Los BTP italianos cayeron tras el resultado, mientras que las acciones del país subieron.



Fuera de la eurozona, Liz Truss fue nombrada primera ministra del Reino Unido tras ganar el concurso por el liderazgo del Partido Conservador.



Su mandato se vio inmediatamente envuelto en la polémica. La presentación del llamado "mini-presupuesto" de su gobierno, que incluía un paquete de subsidios energéticos y recortes de impuestos sin financiación, provocó la caída de los bonos soberanos del Reino Unido y el desplome de la libra esterlina hasta su nivel más bajo frente al dólar estadounidense desde 1985. El Banco de Inglaterra se vio obligado a intervenir días después para evitar que esta drástica caída perjudicara a los fondos de pensiones, muy expuestos, y repercutiera en el sistema financiero general del país.

El tumultuoso comienzo de la breve etapa de Truss como primera ministra de Inglaterra coincidió también con otro tenso episodio de la historia británica: la muerte de la Reina Isabel II, monarca durante muchos años.

Cuarto trimestre - Luchemos contra la Fed

Octubre: Las acciones entraron en modo rebote en el cuarto trimestre, y el Dow registró su mayor subida mensual desde 1976.

Escapar de las garras de las apuestas bajistas no fue sencillo. Pero la lucha contra la Reserva Federal, o llamar la atención de la Reserva Federal sobre su plan expansionista, parecía un buen punto de partida. Las apuestas en contra de la Reserva Federal recibieron cierta ayuda de algunos miembros de la Fed que opinaron sobre el riesgo de un endurecimiento excesivo.

A medida que se afianzaba la idea de una pausa, o un giro, de la Reserva Federal, los rendimientos de los bonos del Tesoro bajaron. Las acciones se recuperaron. Y los bajistas no tardaron en retroceder.

Pero aún quedaba la temporada de resultados del tercer trimestre. Se temía que los resultados de las empresas mostraran la reducción de márgenes provocada por una inflación al alza, un dólar más fuerte y las subidas de tasas. Y así fue.

En las grandes tecnológicas, la presión fue más pronunciada. La mayoría de los valores de las FANG presentaron informes trimestrales por debajo de las estimaciones de Wall Street. Pero Apple (NASDAQ:AAPL) se convirtió en el salvador, presentando un informe trimestral extraordinario que renovó la confianza de los inversionistas en las grandes tecnológicas.

Noviembre: Tras un octubre alcista, las acciones siguieron ganando adeptos entre los inversionistas en noviembre, con ganancias mensuales consecutivas por primera vez desde 2021.

Sin embargo, el mes tuvo un comienzo difícil. Después de que la Fed ofreciera otra subida de tasas del 0.75%, Powell machacó las expectativas de los inversionistas sobre una pausa de la Fed, advirtiendo de que era demasiado pronto para que el banco central pensara en hacer una pausa.

No hubo mucho tiempo para reflexionar sobre el mensaje belicista de Powell, ya que las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos estaban en el horizonte. Las predicciones de una "gran ola roja" de dominio político republicano no se materializaron. Los republicanos terminaron con una mayoría en la Cámara de Representantes menor de lo esperado, mientras que los demócratas mantuvieron el control del Senado. Para Wall Street, el bloqueo político fue una victoria.

A medida que disminuían los temores políticos, la inflación también se enfriaba, avivando la confianza en que las presiones sobre los precios habían tocado techo. Crecía la creencia de que el giro de la Reserva Federal estaba más cerca que nunca, y los rendimientos del Tesoro, que estaban en caída libre, habían tocado techo.

El último día de noviembre, Powell pronunció un discurso que creó expectativas de un ritmo más lento de subidas de tasas, pero también advirtió de que la tarea de reducir la inflación estaba lejos de haber terminado.

Pero los mercados no estaban dispuestos a creer en el régimen de tasas más altas por más tiempo de Powell. Prefiriendo centrarse en las expectativas de subidas menores, los inversionistas empezaron a apostar por un recorte de tipos en la segunda mitad de 2023. Esto resultó ser un entorno fértil para que florecieran los activos de riesgo, incluidas las acciones.

Pero la historia de las criptomonedas era totalmente distinta. Se desató el pánico. FTX, una de las mayores bolsas de criptomonedas, se enfrentaba a dudas sobre su solvencia. El director general de FTX, Sam Bankman-Fried, conocido como SBF en el mundo de las criptomonedas, intentó tranquilizar a los usuarios.

Su rival, la criptobolsa Binance, no se quedó esperando respuestas y anunció rápidamente que se desharía de sus participaciones en el token nativo de FTX FTT. La presión vendedora sobre FTT se intensificó, mientras los clientes intentaban desesperadamente retirar fondos de la plataforma.

FTX luchó por encontrar financiación de emergencia para tapar un agujero de 8,000 millones de dólares, pero finalmente fracasó, lo que obligó a la otrora valorada bolsa de criptomonedas de 32,000 millones de dólares a declararse en quiebra. A medida que se investigaba el dramático colapso de FTX, los resultados sacudieron la confianza en las criptomonedas.

Diciembre: El último mes del año centró la atención en la economía, ya que un informe sobre el empleo al rojo vivo, el informe de empleo, señaló la fortaleza subyacente de la economía. Sin embargo, las alarmas que seguían sonando en el mercado de bonos eran ya difíciles de ignorar.

La curva de rendimientos de los bonos a 2-10 años del Tesoro experimentó su mayor reversión en unas cuatro décadas, lo que indicaba una creciente preocupación por una posible recesión.

Los inversionistas creían que la Reserva Federal, enfrentada a la creciente amenaza de recesión en un momento en el que la inflación se debilitaba, confirmaría las expectativas del mercado de que las tasas alcanzarían su nivel máximo más pronto que tarde, con un recorte el año que viene.

La Fed asestó un mazazo a esas expectativas, al pronosticar que las tasas acabarían alcanzando un máximo del 5.1%, por encima de lo previsto, en su última subida del año.

Powell reiteró que la lucha contra la inflación seguía siendo la prioridad y que un régimen de tasas más altas durante más tiempo era la nueva normalidad.

En los días siguientes, los activos de riesgo cayeron en desgracia y los rendimientos del Tesoro recuperaron terreno.

A medida que 2022 se acerca a su fin, los inversionistas siguen dispuestos a arremeter contra la Reserva Federal, aferrándose a la esperanza de que el banco central estadounidense parpadee cuando un aterrizaje brusco llame a su puerta.

Últimos comentarios

Instala nuestra app
Aviso legal: Las operaciones con instrumentos financieros o criptomonedas implican un elevado riesgo, incluyendo la pérdida parcial o total del capital invertido, y pueden no ser adecuadas para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectados por factores externos de tipo financiero, regulatorio o político. Operar sobre márgenes aumenta los riesgos financieros.
Antes de lanzarse a invertir en un instrumento financiero o criptomoneda, infórmese debidamente de los riesgos y costes asociados a este tipo operaciones en los mercados financieros. Fije unos objetivos de inversión adecuados a su nivel de experiencia y su apetito por el riesgo y, siempre que sea necesario, busque asesoramiento profesional.
Fusion Media quiere recordarle que la información contenida en este sitio web no se ofrece necesariamente ni en tiempo real ni de forma exacta. Los datos y precios de la web no siempre proceden de operadores de mercado o bolsas, por lo que los precios podrían diferir del precio real de cualquier mercado. Son precios orientativos que en ningún caso deben utilizarse con fines bursátiles. Ni Fusion Media ni ninguno de los proveedores de los datos de esta web asumen responsabilidad alguna por las pérdidas o resultados perniciosos de sus operaciones basados en su confianza en la información contenida en la web.
Queda prohibida la total reproducción, modificación, transmisión o distribución de los datos publicados en este sitio web sin la autorización previa por escrito de Fusion Media y/o del proveedor de los mismos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores y/o bolsa responsable de dichos los datos.
Fusion Media puede recibir contraprestación económica de las empresas que se anuncian en la página según su interacción con éstas o con los anuncios que aquí se publican.
Este aviso legal está traducido de su texto original en inglés, versión que prevalecerá en caso de conflicto entre el texto original en inglés y su traducción al español.
© 2007-2024 - Fusion Media Ltd. Todos los Derechos Reservados.